martes, abril 03, 2012

De zapatos va la cosa

¿Nunca os ha pasado que habéis visto algo en una tienda y habéis dicho "madre mía, con qué poquito sería tan feliz" y sentís una necesidad imperiosa de haceros con esa cosa?
A parte de que a mi me pasa muy a menudo (qué le voy a hacer, soy una caprichosa), me pasa sobre todo con los zapatos. Me gustan mucho y siempre voy mirando y me gustan muchos pares pero, de vez en cuando, veo unos que es como "tienen que ser míos". Hacía tiempo que no me pasaba, la verdad, pero cuando estaba comprándome la ropa y los zapatos para mi examen en Palma, los vi y dije "Mother of God".

Perdón por la crappy foto, la eché con el móvil.

Los ví, en el estante, y una sacudida me impulsó a cogerlos. Aquello me condenó. Al tocar aquel ante azul eléctrico lo supe, super que tarde o temprano tendrían que ser míos y lo único que me separaba era un obstáculo de dos números al que los astros le pusieron el nombre de precio: un obstáculo que marcaba 36€.
Los ví. Los toqué. Y me los probé. Eran perfectos.

Pero tras salir de la tienda, les eché una última mirada y ahí los dejé. Pensando que no los volvería a ver, al menos puestos en mi.

Ahora viene la parte bonita de la historia y lo que dije en la entrada de ayer que contaría.
Estoy con una persona que me aporta todo lo que necesitaba, me hace reír, me da cariño infinito y unas tardes estupendas de ver series y películas (y últimamente de jugar a estúpidos juegos de miedo DX). El otro día vino a recogerme a casa. Ibamos hablando y cuando decidió que era buen momento para torturarme, me dijo "Dame lo que hay debajo de la chaqueta", me giré, toqué la chaqueta y había una caja. Yo me quedé extrañada y le miré. Quité la chaqueta y el corazón me dio un vuelco.

Había una caja magenta, totalmente lisa que tenía en la parte de arriba de la tapa una sola frase "María Mare". 
No me lo podía creer cogí la caja y me quedé mirándola perpleja. Quité la tapa y ahi estaban. Los preciosos zapatos azul eléctrico de ante. ¡Y ahora eran míos! Lo único que pude hacer fue taparme la cara con las manos para que no me viera los ojos, porque estaba a punto de llorar. Ya veis, que tontería, pero soy muy sensible, hoygan, y estas cosas me hacen una ilusión increíble :)

Click para hacer grande.

¿Sabéis que es lo mejor? Que son insufriblemente cómodos. No sé si es por la plataforma o qué, pero son los típicos zapatos que podría llevar horas puestos sin que me molestasen, y estoy segura de que vosotras también agradecéis ese detalle ^^

Bueeno, para empezar está bien, ¿no?
Ya estoy recopilando fotos e información para los miles de hauls que tengo que hacer, porque he sido un poco mala en este tiempo la verdad, y he comprado bastantes cosas, y supongo que tendré que dividirlos en dos categorías o algo, porque sino, se van a hacer eternos. Ya veré como lo hago.

Pues nada más. Me voy corriendo a Maquillalia, que tengo un pedido a medias (qué le vamos a hacer, ¡dónde voy yo sin la Season of Extremes!) y a echarle un ojo a eBay, que me parece que por primera vez en la historia, voy a ganar una puja.

¡Besibrazos gigantinormes!

2 comentarios:

  1. Pues los zapatos son bien bien majos!!!
    Suerte con esas pujas, tú puedes!
    Esperaré ese haul de Maquillalia :D

    ResponderEliminar
  2. Son preciosos!! Mi hermana me enseñó ayer unos con ese tipo de plataforma y dice que son cómodos también, voy a tener que hacerme con algo parecido, porque los tacones altos sin plataforma que he probado se me hacen insufribles :S
    BESOS!

    ResponderEliminar